miércoles, 9 de agosto de 2017

Los Persas: YO SOY PEEERSA parte 1ª (ABC del buen persa)*. Libro I: Clío. Logos Persa 5ª parte. Capítulos 131 a 133


131. He comprobado que los persas tienen las siguientes costumbres:

  • No suelen construir estatuas, ni templos, ni altares; de hecho consideran insensatos a los que lo hacen; yo creo que esta forma de pensar y actuar es debida a que creen que los dioses no son de naturaleza humana, a diferencia de cómo piensan los griegos. 
  • Ahura Mazdā. By dynamosquito from France [CC BY-SA 2.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.0)], via Wikimedia Commons
  • Por otro lado los persas suelen subir a las montañas para hacer sacrificios en honor a Zeus (Ζεύς) y llaman Zeus a toda la bóveda del cielo (Ahura Mazdā); también hacen sacrificios al sol, a la luna, a la tierra, al fuego, al agua y a los vientos.  Aunque al principio sólo hacían sacrificios a estos dioses,ahora hacen también sacrificios a Afrodita-Urania (Οὐρανία); a la que llaman Mitra (Miça) después de aprender de las costumbres de los asirios y de los árabes.


132. Entre los persas el ritual del sacrificio a estos dioses se hace de la siguiente manera: 
  • No montan altares ni encienden fuego, tampoco emplean libaciones ni música de flautas, ni cintas ni cebada. 
  • Cuando alguien quiere hacer un sacrificio a uno de sus dioses, lleva la víctima a un lugar puro, invoca a la divinidad y se pone en la cabeza una tiara (tiyārā) generalmente de mirto
  • El oferente (es decir, el que hace la ofrenda/sacrificio) no puede suplicar favores para su propio beneficio, tiene que rogar que les vaya bien a todos los persas y al rey: y es que entre todos los persas está incluido, evidentemente, el oferente. 
  • Cuando la carne ha hervido, la parte en trozos y los coloca todos sobre hierba que ha de ser lo más blanda posible, generalmente trébol. A continuación, un Mago (maguš) presente en la ceremonia entona un canto al que llaman teogonía. Es muy importante saber que: ¡no se puede hacer un sacrificio si no hay un mago! Tras esperar un poco, el que hizo la ofrenda se lleva la carne y hace con ella lo que quiere.
Magos persas durante un sacrificio. Relieve. 
Museo arqueológico de Estámbul

133. El día del cumpleaños lo celebran de manera especial. Consideran correcto que ese día se coma más; los ricos se sirven buey, caballo, camello y asno enteros asados en hornos, mientras que los pobres se sirven animales más pequeños. Toman pocos platos fuertes, en cambio sí comen muchos postres pero no todos juntos; esta es la razón por la que los persas dicen que los griegos se quedan con hambre tras las comidas, porque no se les sirve nada que merezca la pena después del plato fuerte y piensan que si a los griegos se les sirviera algo rico al final de la comida, no dejarían de comer.


Les gusta mucho el vino, pero no les está permitido vomitar ni orinar delante de otro. Esta norma se cumple a rajatabla. Suelen resolver los asuntos más importantes cuando están borrachos. Al día siguiente, pasada la borrachera, le plantean lo acordado al dueño de la casa donde estuvieron discutiendo de manera que, si les parece bien cuando están serenos, lo llevan a cabo, y si no les parece bien, lo dejan de lado. Es más, lo que deciden estando sobrios, lo vuelven a tratar cuando están borrachos.

-----
* Añadimos la letra de la coplilla a la que hace referencia el título:

Yo soy...persa...
Ese oscuro camorrista
Que va de esquina en esquina
Vorviendo atrás la cabesa.
Lo mismo me llaman Ciro,
Que Cambises que Darío;
Con lo que quieran llamarme
Me tengo que conformá.
Soy el que no tiene nombre,
El que a nadie le interesa,
La perdición de los griegos, 

El que NO miente cuando besa
Ya...lo sabe... Yo soy... peeeersaaa...  


Recalcamos el NO miente, en próximos post sabréis el motivo

No hay comentarios:

Publicar un comentario